¿Qué es

el Observatorio de la Cultura Independiente de Valladolid?

¿Qué es

el Observatorio de la Cultura Independiente de Valladolid?

  • Es un grupo de asociaciones culturales

    profesionales de las artes y locales programadores que han decidido unirse para intentar dar un enfoque lo más realista, aproximado y contrastado a la actividad cultural y artística que se desarrolla, organiza y promueve de manera independiente en Valladolid.

  • Intenta valorar y sacar a la luz

    todo ese movimiento de parte de artistas, asociaciones o empresas que, de manera autómona y autosostenida, sin ayuda económica de entes públicos o, tal vez, en una participación mínima y a través de convenios o colaboraciones, está contribuyendo al enriquecimiento cultural y económico de la ciudad, forjando una imagen en el exterior atractiva e interesante y, al mismo tiempo, ayudando a resituar Valladolid en el panorama cultural nacional.

  • ¿Quiénes lo componen?

    Actualmente, el observatorio, aunque cuenta con datos de más organizadores, está formado por:
    Colectivo Rémora, Cuadrilátero Cultural, Notedetengas, Acordes Urbanos, El Planeta de los cómics, Rodinia, Plataforma de la Música, Colectivo Laika, Músicas Creativas, Open Mic Pucela, Colectívo Satélite, Microteatro por la Gorra

Descarga el dossier en PDF con toda la información recogida por el observatorio de 2011 a 2013.

Información

sobre el Observatorio de la Cultura Independiente de Valladolid

Información

sobre el Observatorio de la Cultura Independiente de Valladolid

¿Qué pretende el observatorio?

Analiza cuantitativa y cualitativamente de este tipo de cultura en la ciudad de Valladolid

En primer lugar, su intención es realizar un análisis cuantitativo y cualitativo de este tipo de cultura en la ciudad, estableciendo el volumen pormenorizado de actividades de cada uno de los núcleos de producción cultural, así como el general, atendiendo al número de actividades realizadas al año, al público participante en cada una de ellas y a su impacto mediático.

En segundo lugar, pretende fijarse también en la calidad de dicho movimiento, prestando atención a la variedad de actividades culturales realizadas, a su carácter innovador y a la red que hayan establecido con artistas de fuera de la ciudad o, incluso, de España.

La cultura independiente

¿Qué se considera como tal?

Consideramos cultura independiente aquellas manifestaciones artísticas y de pensamiento surgidas, promovidas u organizadas por empresas, asociaciones, artistas en general o particulares de manera autónoma y autosostenida, tanto desde el punto de vista económico como desde una perspectiva creativa, al margen de apoyos puntuales que puedan recibir de alguna institución pública.

A menudo se centra en la cultura de base, pues la relación entre artista emergente y programador independiente suele ser de mutua necesidad, surgiendo de aquí, en ocasiones, el reconocimiento necesario para poder crecer en el ámbito de la cultura. Pero también sucede, a veces, que quienes están centrados en este tipo de actividades tienen acceso a artistas de reconocimiento casi general, pero que, por diferentes motivos, no tienen cabida en los grandes espacios, tanto públicos como privados, pues, tal vez, en las pequeñas ciudades también los distintos públicos se reduzcan a escala.

¿Quién desarrolla la cultura
independiente y dónde?

Conciertos, teatro, exposiciones, lecturas, presentaciones...

Desde hace décadas en Valladolid, la figura del pequeño local, café o bar, que organiza actividades culturales (conciertos, teatro, exposiciones, lecturas, presentaciones) ha sido fundamental para mantener la ciudad en una posición de relevancia considerable dentro del panorama cultural nacional. De manera que siempre se ha considerado que Valladolid tenía, al menos, un poco de todo, lo cual, a pesar de su tamaño mediano, ha facilitado la llegada de artistas de todo tipo y la promoción de una gran variedad de eventos culturales, tanto desde lo público como desde lo privado.

De este modo, el bar que programa actividades para dar otro tipo de contenido a su negocio ha sido siempre fundamental para el desarrollo de la cultura de base, aunque minoritario con respecto al resto de hosteleros.

Sin embargo

en los últimos años, estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo tipo de organizador y programador

El colectivo, una agrupación de artistas o personas que, con un objetivo cultural común, se lanza a desarrollar su propia actividad, para lo cual, a menudo, busca sus propias vías de financiación que pasan necesariamente por la colaboración con bares y cafés afines. Tales grupos recorren un camino paralelo al del bar programador, es decir, usan la barra no como fin sino como medio de sostener su actividad cultural. Se trata de un modelo muy asentado en el norte de Europa y que facilita la creación de manera autónoma y autosostenida.
Tanto los unos como los otros, desarrollan su actividad en pequeños locales (raramente superan un aforo de 90 personas), que, de este modo, funcionan como motor y combustible de la cultura de la ciudad. Todo ello contribuye, además, a la colaboración con empresas privadas a través de fórmulas de mecenazgo o de intercambios.

Descarga el dossier en PDF con toda la información recogida por el observatorio de 2011 a 2013.
Descarga el dossier en PDF con toda la información recogida por el observatorio de 2011 a 2013.

Datos

de impacto de estos eventos culturales

Datos

de impacto de estos eventos culturales

Contacto

Si quieres participar y aportar tus datos o simplemente preguntar algo
puedes escribirnos a info@observatoriovalladolid.es

Contacto

Si quieres participar y aportar tus datos o simplemente preguntar algo puedes escribirnos a info@observatoriovalladolid.es